Oscar Rafael
Vásquez Moreno
1949 - 2002
 


Santiago Pol
Intereses compartidos

Víctor Hugo Irazábal: Amigo leal y consecuente

Alberto Márquez
Un lector exigente y gente

Felipe Llerandi
Talento compañero

Luis Angel Duque Oscar el
impecable

Jaime Bello-León Creatividad y maestría

Carolina Arnal
Oficio de compromiso radical
       

 




"Gran amigo. Creador muy crítico y agudo. Con una especial dedicación de oficio al diseño aunque se manejaba en esa dualidad entre arte y diseño.

Con Oscar tuve la oportunidad de compartir a mi llegada de Francia en el año 67 cuando formamos parte del Taller Experimental de Arte que tenía Víctor Valera. Allí participaron también, entre otros, Víctor Hugo Irazábal, Elsa Gramcko, Jaime Valencia, Wladimir Sabaleta y Andrés Salazar.

El taller sirvió para despertar entre los participantes tres campos de interés distintos: el arte puro, con un sentido experimental; el compromiso político a través del Partido Comunista y el interés por el diseño gráfico.

Acabado el Taller Experimental creamos entre Oscar, Víctor Hugo Irazábal y yo el Taller Doce. Quedaba en el Centro de Caracas, en el Teatro Capitolio, un cine de mala muerte donde transmitían películas eróticas. El espacio era tan pequeño que no cabían dos mesas de dibujo. La dinámica de trabajo se estableció al hacer al mismo tiempo diseño, política y arte.



Cartel 3er. Festival de Teatro de Provincia. Inciba-Fundateatro. 1978

Recuerdo una exposición de caricaturas en la Galería Helena Pablo (del mismo dueño del cine Capitolio) de Víctor Hugo llamada Humor negro y humor vitrio donde Oscar y yo hicimos el montaje y el afiche. Para hacer participar a la gente de la calle se nos ocurrió ofrecer los servicios de un quiromántico. El público debía ir a buscar al fondo de la sala un cambur que servía de trueque para que les leyeran las manos, así obligaban a la gente a ver la muestra.

Luego, el Taller Doce se muda al Ateneo de Caracas. En ese momento se juntan Marcos Vásquez (hermano de Oscar) y Octavio Ruso. De allí recuerdo la exposición Mamita tápame que tengo frío. Fue una muestra de arte figurativo iconoclasta y experimental donde se mezclaba lo surrealista y expresionista, con un tono de humor negro y sarcasmo. Lo de Oscar era una imagen de un tipo defecando. El Taller Doce duró hasta que se tumbó el edificio viejo del Ateneo.


Oscar era asiduo visitante al taller de diseño del Conac en las Mercedes. Allí me ayudó técnicamente a resolver varios de mis carteles dados sus conocimientos en moldes y vaciados y en su curioso dominio del espacio tridimensional. Incluso una vez sirvió de modelo para un cartel donde una mano tiene un dedo-lápiz.

También compartimos un viaje fuera de Venezuela, en 1978. Ambos participamos en la exposición de la VII Bienal de Carteles Varsovia y luego fuimos a París presionado por mi."

























Objetual 2002 Todos los Derechos Reservados

información info@objetual.com información